Lapausa y Mora, fábrica de muebles

Inicio / empresa contemporánea

Empresa contemporánea

Quiénes somos

     

Lapausa y Mora es una fábrica de mueble especializada en comedores y dormitorios. Con más de 20 años de bagaje, nos consideramos unos afortunados en estar a la vanguardia en estos tiempos tan difíciles. Nuestros productos se caracterizan no solo por su diseño, sino por su gran versatilidad creando hogares personalizados. Todo ello es gracias al equipo humano que durante todo este tiempo han intervenido en los procesos de diseño, creación, y producción de los mismos, y del cual a todos ellos les damos las gracias, sin olvidar siempre, cuál es nuestro referente, y es conseguir que nuestro cliente se sientan satisfechos y a gusto con nuestro producto, y así, ir haciendo, poco a poco, una marca referente dentro del sector mobiliario.

I+D+I

     

Hemos tratado de mantener durante todo este tiempo una línea en Investigación, Desarrollo e Innovación. Lapausa y Mora ha introducido maquinaría de última generación como es la de control numérico marca Azme, modelo B-110, con el cual se han optimización y mejorado el rendiimento y los procesos de fabricación, además de reducir los tiempos de fabricación. En el nuevo catálogo, se tiene previsto la utilización de esta máquina para que nuestros clientes, ustedes, puedan personalizar los cabezales de los dormitorios juveniles, y demás opciones. En breve les daremos más detalles sobre estas novedades. Cabe también destacar el uso de la madera que hemos realizado, siempre ha sido etiquetada con el sello de la UE IU8900, que indica que es madera procedente de paises que no realizan talas indiscriminadas y que la calidad de la madera es excelente.

Cuando empezamos

     

Lapausa y Mora se fundó en el año 1988 y ya son más de 20 años los que llevamos sirviendo muebles a toda España y al extranjero. Comenzamos en Albal, y luego nos mudamos a Beniparrell, donde se suma un total de 3 cambios de naves, ya que poco a poco hemos ido ampliando nuestro factoría para poder avergar toda la maquinaría indispensable y así poder fabricar los muebles que tanto nos caracterizan. También nos hemos tenido que adaptar a los tiempos que corren, y hemos tenido que reducir tantos los costes de fabricación, como los costes indirectos, para acloparnos a las exigencias que el mercado marca.